Hablemos primero del “parto falso”. Mientras te aproximas a la fecha de parto, empezarás a notar que las contracciones que sentías alrededor de los 6 - 8 meses se tornan más frecuentes y hasta más dolorosas, lo cual te puede llevar a pensar de que ya empezaste el trabajo de parto. Sin embargo, estas contracciones no causan dilataciones en el cérvix y no se vuelven más largas, más fuertes y más frecuentes, de modo que estas no son las contracciones de trabajo de parto.

Hay algunas formas de identificar si las contracciones que estás sintiendo son de un trabajo de parto real:

1. Las contracciones de “parto falso” aparecen de la nada, vienen en intervalos irregulares y varían en duración e intensidad. Aunque al inicio las contracciones de trabajo de parto son también irregulares, estos se vuelven regulares, de intervalos más largos y de dolor más intenso con el tiempo.
2. En el “parto falso”, el dolor de las contracciones está localizado en el abdomen inferior. En el trabajo de parto, uno puede sentir que el dolor inicia en la espalda inferior y se mueve alrededor del abdomen.
3. Las contracciones del “parto falso” pueden disminuir de intensidad por si solas o por un cambio de actividad o posición. Las contracciones del trabajo de parto persisten y progresan sin importar lo que hagas

Esperamos que estos tips les ayuden a estar mejor preparadas para ese momento especial!
Source: Baby Center